Las de la discusión

La eterna discusión de medias transparentes sí o no cobra especial protagonismo en los momentos en los que la climatología se puede calificar de muchas maneras salvo estable. Al llegar la primavera se convierte un tema de discusión y reflexión, ya que las siempre favorecedoras medias opacas se convierten en excesivas. Y los fríos mañaneros persistentes nos disuaden de lucir ambos apéndices libres de tejido. Polémicas aparte, veremos cómo solucionar el problema de las medias en primavera-verano.

Existen tres opciones:

  1. para las que se atreven con todo. Para eso, se pueden lucir las piernas desafiando el frío, sin ningún tipo de medias. Si vemos que nuestras piernas están blanquitas, existen maquillajes para las mismas que no manchan y dan un tono muy favorecedor a la piel. Recomiendo especialmente el de MAC. Si todavía eres más atrevida, entonces es el mejor momento para lucir las calzas. Si son grises y de punto canalé muy fino, todavía mejor. Son la mejor opción para lucir piernas pero todavía abrigaditas. Llévalas con un minivestido o con un short combinado con una camisa en shantung, manga sisa y lazada al cuello y una chaqueta de punto larga. Las calzas van estupendas con zapatos oxford de tacón o con peep toe.
  2. para las más comedidas pero que reniegan de las medias transparentes. Para ellas, los leggings-fuseau (que van metidos en el talón y dejan medio empeine al aire) puede ser la solución al frío. Con bailarinas o con tacones quedan estupendamente bien. Combínalos con vestidos o faldas. Y si no, aprovecha el boom de las faldas y vestidos largos. Mientras no suban los calores, terminan con todas las discusiones sobre cómo abrigar las piernas, sin necesidad de caer en el uso de los pantalones, de los que, a lo mejor, estamos ya más que aburridas.
  3. para las más tradicionales o que no quieren complicarse la vida. Las medias transparentes, las de la discusión. Eso sí, siempre de no más de 10 DEN (como muchísimo, 20 DEN), en un tono totalmente igual al de nuestra piel. Si te las vas a poner con sandalias, elige las medias que lleven la puntera abierta.

De todos modos, la mejor solución a este tipo de problemas es siempre el uso del sentido común. Analizar el clima con el que se nos presenta el día y ser realistas. Si ganamos a nuestros caprichos y a nuestras ganas de estrenar la ropa, es más fácil prevenir resfriados, lucir piernas maravillosas y sentirnos cómodas a la vez.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: ponerte unas calzas si tienes las piernas rellenitas. Lo acentuarán. Además, queda bastante antiestético que el elástico marque demasiado el muslo.
Combinar calzas con bailarinas. No se trata de convertirse en una morbosa colegiala japonesa.
Llevar medias transparentes con puntera y sandalias. Muy feo eso de los dedos de los pies envasados al vacío.
Lucir medias opacas con un día tremendo de sol. Ya no sólo por cuestiones de temperatura corporal, que puede llegar a dispararse. También por estética.
Pensar que es mejor llevar medias transparentes que ir con las piernas al aire porque tapan defectos. Como mucho, “sujetan” la piel de naranja. Pero esos defectillos de las piernas se pueden igualmente camuflar con los maquillajes de pierna. Y para la piel de naranja que se empeña en salir a la superficie, también hay recursillos…
Elegir unas medias transparentes de color muy oscuro porque parecen más favorecedoras. Al revés. Es bastante extraño ver unos brazos blancos y unas piernas marrones. Tampoco las escojas muy gruesas. Tus piernas parecerán las de la Nancy.
Olvidarte de la depilación. Nunca. Y mucho menos con las medias transparentes.
Guardar una y otra vez tus viejas medias trasnparentes. Es bastante horrible eso de llevarlas enganchadas y con bolitas.
Lucir un legging-fuseau con pantalones o bermudas. Demasiadas alturas y cortes extraños.
Short y medias transparentes. En general, los short no deberían ir nunca con medias, aunque se haya generalizado su uso con medias. Pero con medias transparentes (y tacones corte salón) no, nunca.
Las medias de rejilla. Dejémoslas en paz unas temporadas, que ya han disfrutado lo suyo.

Lo encontrarás en: la camisa es de D-Due. Las calzas, de H&M.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM DE EL ESTILARIO

Privilegio Estilario

Privilegio Estilario es la suscripción Premium para acceder a contenido exclusivo de El Estilario y formar parte de un área privada y especial en la que solo tú eres la protagonista.

Material 100% exclusivo y preferente.