El Ideario: Gorditas, ¿y qué?

 

Los perfiles extremos (tanto las chicas con sobrepeso como las extremadamente delgadas) son las que (incomprensiblemente) lo tienen más complicado para encontrar ropa en las tiendas. Y digo incomprensiblemente porque no entiendo por qué tiene que haber un perfil tipo. Cada una es particular y no hay por qué obedecer a ningún estándar físico. Dara se describe como una chica con sobrepeso. Y yo le pregunto: ¿con respecto a quién? Es algo que siempre comento en mis asesorías o en los talleres. Cuando me dicen “es que estoy gordita” o “es que soy bajita”. Siempre digo lo mismo: si os sacan de contexto, os ponen solas en un espacio, sin nada… ¿segurirías siendo bajita y gordita? ¿en comparación con quién? Lo importate no es la talla. Podemos tener una talla extrema (para uno u otro lado) que mientras tengamos cierta proporción, podremos vestirnos sin problema. Y ése es el caso de Dara. Ella dice que está gordita pero por su descripción, entiendo que tiene pecho y caderas abundantes, sí. Pero también tiene cintura, por lo que podrá lucir estupenda para esa boda de una amiga.

Lo más sencillo será decantarse por un vestido. Y al tener figura con cintura marcada, podrá optar por alguno que la resalte, para beneficiarse de su proporción. Es recomendable que la pieza no suba más allá de la rodilla, ya que ayudará a estilizar la pierna. Si el brazo no es nuestro fuerte, elegir una leve manga, aunque sea murciélago, o que tenga una sisa un poco más caída, también minimiza ópticamente el efecto. Por supuesto, hay vida más allá del negro. Si bien los colores oscuros estilizan, no hay por qué quedarse sólo en negro: azul marino, burdeos, verdes oscuros… son tonos poco brillantes que favorecen mucho más y son más juveniles que el negro riguroso. 

Algunas ideas:

  • Japón: un vestido de seda con estampado de inspiración oriental, en color rojo sangre. Cartera de mano pequeña, rígida, en gris plata. Zapatos estilo peep toe, en ante gris (mejor dejar el empeine descubierto, que también estilizará más la pierna). Si hace fresco, una chaqueta capa, también en gris, de manga francesa y cuello barco, abrochada con un botón. El cabello recogido con un tocado pequeño con red.
  • Alemania: de aires de entreguerras, muy años 40. Un vestido azul marino y nude, con sandalias de tiras también en nude (los tonos en los zapatos, acordes con la piel, alargan también la pierna). Cartera de mano de piel blanda, pequeña, también en azul marino. Guantes mini, de piel, en nude. Chaqueta de manga francesa, de largo a la cintura, escote a la caja. En azul marino. En el cabello, un casquete pequeño, con plumas.
  • Francia: más romántico, con un vestido de gasa de seda en rosa palo. Escote a la caja, con un cinturón finito y manga larga, amplia. Con zapatos salón también en nude. El punto de color, una cartera de mano con cierre de boquilla en rosa fucsia o en morado. A juego con los pendientes.

El peso nunca es una disculpa. El estilo propio no entiende nada de básculas. 

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: marcar. Da igual el peso que una tenga, pero si vamos embutidas en la ropa siempre parecerá que vamos fuera de talla y que nos sobran kilos.

Evita los escotazos. Si tienes mucho pecho, genial. Insinúalo. Pero no lo vulgarices con escotes hasta el ombligo.

Los brazos en ocasiones nos hacen pocos favores. Si ves que el brazo es demasiado grueso, disimúlalo con gasas, pequeñas mangas, sisas caídas… pero no abuses de los tirantes. Dejan demasiado al aire, y no.

Por lo mismo, cuidadito con el escote palabra de honor. Demasiado excesivo. Muy me ahogo en mi misma.

No te quedes en el negro eterno. Que no se trata de esconder nada. Que lo que una tiene hay que dejar que lo disfruten los demás. Eso sí, siempre con mesura.

Si tienes curvas, genial. Adapta tu look a tus condiciones físicas y aprovecha tu voluptuosidad. Eso sí, que no se te vaya a meter en el entrecejo querer ser andrógina. No. No pega.

Cuidado con los zapatos. Si la pierna es gordita, cuanto más despejado dejes el empeine, más la estilizarás. Y si tienes el pie ancho, no abuses de hipertacones porque visualmente no favorece, y se te verá peor.

Las carteras de mano excesivamente grandes (al igual que los bolsos) no son lo más apto. Tienes que buscar una pieza de constraste con tu perfil.

Lo encontrarás en: el primer vestido es de Elena Mirò. El segundo, de Dorothy Perkins.

* En No llores patito estamos de concurso. Si te quieres llevar un lote especial de nuestros productos, pásate por nuestro blog y cuéntanos cuál es la palabra de trapo de tu hijo, o la tuya propia de cuando eres pequeña. Toda la info, la tienes aquí.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM DE EL ESTILARIO

Privilegio Estilario

Privilegio Estilario es la suscripción Premium para acceder a contenido exclusivo de El Estilario y formar parte de un área privada y especial en la que solo tú eres la protagonista.

Material 100% exclusivo y preferente.