Desuniforme

Trabajar es un mal de la vida moderna. El que decía que el trabajo dignificaba podía haberse quedado en su casa haciendo de todo menos pensar. Entre los muchos horrores que nos aporta eso de tener que pasarnos más de media vida de mal humor, está el de tener que elegir qué ponerse cada mañana con el ojo semipegado. Además, siempre es un problema, vayamos de uniforme o no. Pero más aún cuando nos pasa como a Lissa: no va de uniforme pero sí debe acoplar a sus estilismos diarios una prenda obligatoria. En este caso, un chaleco.

Su problema reside en encontrar prendas que no desentonen con el obligado chaleco y que además le permitan apartar ligeramente el uso de vaquero+camiseta. Es cierto que no conozco el corte y hechura de dicho chaleco. Pero aún con todo, vamos a hacer un intento.

  1. Con una falda de ligero corte lady y blusón de algodón, ceñido en la cadera con un cinturón.
  2. Con un vaquero ancho, sandalias de cuña y blusa amplia.
  3. Con pantalón pitillo y camisa XXL ceñida en la cintura con un fajín. Sandalias de suela de madera.
  4. Con un vestido largo, de aire hippy y sandalia plana.
  5. Con un vestido corte caftán, túnica, y sandalias planas en T.

El truco está en tratar al chaleco como un elemento más de nuestro estilismo. Y como esta temporada sigue con su presencia más que evidente, puede resultar de lo más sencillo.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: llevar pulseras grandes. Puede resultar más que incómodo para pasarse el día trabajando.
Pañuelos o foulard que se interpongan en tu libertad de movimiento.
Calzado incómodo o calzado demasiado alto que por ende no resulte cómodo. La cara de amargura que se te puede quedar no considero que sea apta como imagen ante el público.
Elegir prendas con volúmen y que vayan sin ceñir. Si el chaleco es pequeño no pasa nada, pero si es un chaleco amplio puede hacerte parecer un saco. Usa para ello fajines y cinturones.
Minifaldas, volantes, chanclas, lentejuelas… y todo aquéllo que llevarías a una fiesta en la noche. Pero no al trabajo. Por mucho que haya libertad de expresión ropística, no te pases con las confianzas y mantén la compostura.

Lo encontrarás en: el look de la izquierda es de Noa-Noa. El de la derecha, de Stella Forest.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM DE EL ESTILARIO

Privilegio Estilario

Privilegio Estilario es la suscripción Premium para acceder a contenido exclusivo de El Estilario y formar parte de un área privada y especial en la que solo tú eres la protagonista.

Material 100% exclusivo y preferente.