De viaje por el sol

Si viajar en invierno es engorroso y pesado por tener que intentar cerrar una maleta repleta de jerseys de lana gruesos y enormes, el verano no es más benevolente. Estamos de acuerdo en que la ropa de verano es más liviana, pero tendremos que meter dos maletas en una: la de la ropa del día a día y la noche, y la de la playa. Con sus trajes de baño, toalla, bolsa, chanclas, protectores solares, pamelas, etc. Y como ansiamos las maravillosas vacaciones de verano desde que las anteriores han terminado, veamos cómo sufrir lo menos posible al hacer nuestra maleta de vacaciones de playa y sol.

Como siempre, no olvidar lo fundamental: el clima del lugar que vamos a visitar, el tipo de turismo que vamos a hacer (no es lo mismo interior que playa, turismo de ver que de pasear, o turismo nocturno de local en local) y el número de días y noches que pasaremos en el destino. Con esto delante, simularemos una maleta para unas vacaciones de sol y playa con salidas noturnas. Así, nuestra maleta llevará:

  1. Para la playa: los trajes de baño (más de cuatro ya me parece excesivo. Tres es un buen número). Un par de calzado de playa (las ya clásicas Havaianas, aunque recomiendo las bailarinas de plástico Melissa como alternativa, que además también podemos llevar cada día por la calle). Un short + camiseta de algodón (me encantan con una camisa masculina remangada). Un minivestido de algodón de tirantes, con algún motivo estampado o un vestido largo, en algodón de bambula y color crudo + cinturón a la cadera. Sombrerito para proteger nuestro pelo y cara (en función del estilo, pero mejor si es de algodón y flexible, para que no dé problemas en la maleta). Las cremas solares y el protector labial. La bolsa de la playa (mejor si no es rígida. Las cestas son estupendas pero para viajar un poco molestas, a no ser que funcionen también como nuestro bolso de día a día). La toalla (pensaremos en alguna pequeña y fina, por la misma razón).
  2. Para el día a día: podremos aprovechar los shorts de la playa con alguna blusita de corte babydoll y manga corta. Pantalones de seda o algodón, estampados, estilo hindú + camiseta de espalda nadadora (que también podremos llevar a la playa). Minivestido de algodón como los de American Vintage (ídem con la playa). Un vaquero. Unas deportivas. Un par de chaquetas de punto. Un bolso de piel blanda (bandolera será más cómodo. Lo llevaremos ya desde el avión). Unas sandalias planas de corte romanas o estilo Minnetonka, de ante con flecos. Geniales las de tacón y abotinadas de Paul&Joe. Y planas, en Cortefiel. Para viajar en el avión llevaremos los vaqueros y las deportivas, que es lo que más ocupa en la maleta.
  3. Para la noche: un blusón de seda, asimétrico o que deje un hombro al aire + pantalones pitillo + shorts. Un vestido largo floreado + maxicinturón a la cadera. Un vestido corto de corte túnica y/o un mono-pantalón. Los mismos pantalones de corte hindú. El vaquero con una de las blusitas babydoll. Un par de tacones con plataforma delantera, peep toe o unas cuñas de esparto. Un bolso pequeño, bandolera.
  4. Complementos: un par de collares largos, de corte étnico. Un maxianillo. Pulseras finas y abundantes. Un par de pareos que pueden hacer las veces de foulard (me gustan los de Benetton). Tres pares de pendientes.

Es una maleta más que completa, para pasar más de una semana con tranquilidad. Si no queremos facturar, entonces reduciremos las prendas de la noche a un blusón y un vestido largo y floreado; y las del día a día a los pantalones de corte hindú (con el resto de prendas que también llevaremos a la playa) y ya habremos ganado más espacio. Lo fundamental es no cegarse con el calzado y los bolsos, que es lo que más ocupa. Si conseguimos meter sólo tres pares (sandalias planas, tacón y chanclas de la playa) ya habremos ganado la batalla a nuestra maleta.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: ya sabéis lo que pienso de las colecciones de zapatos, bolsos, accesorios, camisetas varias, cincuenta vaqueros, mil potingues y demás… Al final, nuestra ropa se queda reducida a los short, los minivestidos y poco más. Nos vamos a pasar casi todo el día en la playa y en el chiringuito…
Cuidado con desmelenarse y empezar a decir “me da pena dejar esto, con lo mono que me queda..” Si no estaba en tu lista, y no lleva parejita para ser combinado, sólo lo llevarás de turismo a conocer el armario del hotel.
Llevarte la biblioteca de casa. Llévate sólo lo que te vayas a leer.
Todas tus gafas de sol. Un par es suficiente, uno que valga para todos los estilismos como las Wayfarer (aunque para mí ya han perdido la novedad) o las Aviator de Rayban.
Ojo con la ropa interior y los pijamas. Acorde al número de días y a la ropa que llevarás.

Lo encontrarás en: el blusón es de Zara. La bolsa de la playa en algodón y con un corte (salvando las lejanas distancias) similar al modelo Aire de Loewe, es de Women’secret. El maxianillo, de Bimba&Lola. Y las toallas más finas, pequeñas y estupendamente bien de precio, están en Blanco.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Forma parte de nuestra comunidad Instagram

Comparte #elestilario #noseteocurra #privilegioEstilario #perlaestilaria #compraestilaria

lo que importa es la percha

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM DE EL ESTILARIO

Privilegio Estilario

Privilegio Estilario es la suscripción Premium para acceder a contenido exclusivo de El Estilario y formar parte de un área privada y especial en la que solo tú eres la protagonista.

Material 100% exclusivo y preferente.