¿Cómo me lo pongo?: Caracolillos de colores

A la niña más guapa de la blogosfera no le digo que no ni en broma. Así es que ella pide, y yo obedezco cual borreguito manso. Sucede que nuestra Cris Sevilla tiene una pelea interna con cierta parte de su familia oculta. Los Jackson Five, creo que los llama. Y así está ella, rebelada contra sus caracolillos. Y pide que le dé ideas para amansarlos en esta feria que se acerca, y lucir como nadie, la flor y la peina.


Huele a feria. La primavera está ya que se sale por los rincones. Se nota en el calor y en el olor por la mañana. A fresco. Que luego viene el verano y lo de fresco ya ni en pintura. Huele a feria en los escaparates, que se llenan de flores y de vestidos. En la planta baja de El Corte Inglés, que tiene el día entero puesto el disco de sevillanas. Pobrecitas las que allí trabajen… me imagino que tendrán turnos de un máximo de dos horas.

La consulta de Cris viene porque este año tiene el cabello muy corto, y además rizado y rebelde. Pregunta ideas para vestirse de flamenca y acoplar los adornos.

A mí me parece fantástico su corte de pelo. Le queda bien con su rostro, y le da un aire alegre y divertido: tal y como es ella. Cómo hacerlo:

  • Para el día lo ideal es buscar un aire hippy. Elige un vestido estilo Aurora Gaviño, o al menos, customiza uno que tengas con crochet. Tu look ha de ser colorista. El toque lo pondrán unos pendientes grandes, de aro redondo (con piedras o sencillos) y una tira estilo bandeau, en la que puede haber una pequeña flor o una mariposa, o cualquier detalle en plano. Si no te apetece bandeau, entonces colócate dos pequeños peinecillos en un lateral.

  • Para la noche, tendrás un aire muy sofisticado. Busca colores sobrios, que van muy bien con tu tono de cabello, y exagera los caracoles en los laterales (en las patillas). Píntate los labios de rojo. Pendientes grandes y muy recargados, igualmente que los collares. El cabello corto te dará ese punto elegante que no te exige flor.

Lo bueno que tiene la feria es que permite exagerar y exagerar. Y caben cabellos rebeldes, flores, pulseras, collares, zapatos… Y cabe sobre todo lo más importante y que tú tienes de serie: la sonrisa y ese arte que te sale por cada uno de los poros simpáticos que tienes. Ole, flamenca.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: la diadema de las niñas pequeñas. Que un día lo dijiste en broma y es que eres capaz, que tú te atreves con todo.
Renunciar a vestirte de flamenca. Con ese cabello gitano, este año estarás mejor que nunca.
La flor en lo alto. No la veo, así plantadita en el medio… Si acaso busca una pequeña y ponla en un lateral, como si llevaras raya al lado.
Los trajes de flamenca cortos. Lo siento, pero creo que más allá de los veintyalgo ya deberían estar prohibidos.
Renunciar a pendientes grandes porque pesan. Los hay de chapita plana que aunque son grandes, no pesan lo más mínimo.
Ser comedida. Para una vez que os dejo: ¡recargáos como posesas!

* Dedicado con todo mi cariño a la niña Cris.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM DE EL ESTILARIO

Privilegio Estilario

Privilegio Estilario es la suscripción Premium para acceder a contenido exclusivo de El Estilario y formar parte de un área privada y especial en la que solo tú eres la protagonista.

Material 100% exclusivo y preferente.