¿Cómo me lo pongo?: Bautizos inmediatos

La saga continúa. Y no porque hoy vaya también de bodas, si no porque va de lo que normalmente sucede inmediatamente después: los bautizos. Bea tiene uno inminente: mañana sábado. Y como soy muy maja (que me lo digo yo, que de vez en cuando me autosubo la moral) pues rauda acudo a echarle un cable. En concreto, con este vestido de corte romántico, en blanco roto. Le apasiona… pero no sabe cómo enfrentarse a él para este evento.

El vestido en cuestión es una pieza a la que se le puede sacar mucho partido. Puede funcionar perfectamente para el bautizo si explotamos al máximo su lado más romántico. Para ello, déjalo suelto, colócale una cadena dorada larga con un colgante final, zapatos altos con pulsera estilo Mary Jane, bolso de boquilla con cadenita corta y trenzas en el cabello. Además, Bea juega con la ventaja de su juventud, que hace este look plenamente apto para ella.

De todos modos, el vestido podrá llevarlo en mil ocasiones más:

  • De noche: con una blazer remangada negra, oversize; sandalias muy altas en color flúor a juego con el bolso de cadenas.
  • De tarde: con un cinturón fino en color cuero natural, chaqueta de punto y sandalias de suela de madera o zuecos.
  • De día: con un pañuelo anudado a modo de cinturón y sandalias planas u oxford de cordones, planos. Y un sombrerito de paja.

Eso sí, para el bautizo no lo informalices ni lo encanallices. Teniendo en cuenta que es algo de aire infantil, es mejor que te conviertas en una ninfa y no en un ángel del infierno.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: prisas de última hora. Nunca son buenas. Salir a la calle a la caza del vestido de nuestros sueños la tarde antes no suele, por regla general, tener un final feliz. Es mejor echar mano de fondo de armario.
Comprarte algo si sabes que ya te estás arrepintiendo. Preferible pasar un poco más de tiempo en el probador e intentar ser objetiva.
Llevar unos zapatos de plexiglás a un evento de este tipo. No los acabo de ver para algo formal.
Botas moteras o algo similar. Que no. Que ese aire de incomprensión que lleva a saltarse los protocolos a la torera sin orden ni sentido, está bien para la pubertad. Pero punto.
Cazadoras vaqueras. Vale que los bautizos sean algo muy familiar pero no exime de intentar hacerlos festivos, como merece la ocasión. Así que tampoco te digo que te plantes el visón, pero una chaquetita de punto ya es mejor que algo en denim.
No renuncies a la rafia si te encanta. Llévala en cartera de mano.
Tampoco te cortes y si te apetece ponte un tocado. Búscalo pequeño, no exagerado. Tanto diademas como tocados son admisibles.

Lo encontrarás en: el vestido de Bea es de Mango. El de la derecha, de Andersen&Lauth, a la venta en H.A.N.D.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM DE EL ESTILARIO

Privilegio Estilario

Privilegio Estilario es la suscripción Premium para acceder a contenido exclusivo de El Estilario y formar parte de un área privada y especial en la que solo tú eres la protagonista.

Material 100% exclusivo y preferente.