Qué será lo que tiene el negro

El negro es magnífico. En el vestir, también. Es un color de lo más socorrido que sienta bien a todo el mundo. Es elegante, disimula, estiliza, combina con facilidad y es permanente. No pasa de moda. Funciona en cualquier estación del año. Se adapta a todo tipo de eventos. Está más que claro que el color negro, en definitiva, es un imprescindible en nuestro armario.

Si hablamos de armario, de fondo de armario, todavía se vuelve más imprescindible, si además de ser negro, es un vestido. Un vestido negro para toda la vida. Una especie de básico que nos salva en una cena, una recepción, una fiesta, un cóctel o un evento de trabajo. En la actualidad, hasta es admisible en una boda. Incluso es útil para ir a trabajar cualquier día. Uno de esos en los que estamos poco creativas y no sabemos que ponernos. Hablo de un único vestido negro, porque el resto del trabajo, lo harán nuestro complementos.

Por lo tanto, para comenzar la semana como un buen lunes se merece (muy negro), hablaremos de las múltiples posibilidades de un vestido negro.

Lo primero y fundamental es hacernos con un vestido que nos encante. Que se adapte a nuestro cuerpo, a nuestra fisonomía. Que nos resulte cómodo y vaya con nuestro estilo. Puede ser corto, con vuelo, entallado y a la rodilla, con mangas, escote uve, halter, palabra de honor, de tirantes, cruzado… De algodón, de seda, de viscosa… Miles de opciones posibles. En las fotografías superiores tenemos una opción en algodón, sin mangas, escote barco, largo a la rodilla y entallado. Un Audrey. A la derecha, en viscosa, sin mangas, escote uve, cruzado en la parte delantera y con algo de vuelo. Un Sarah Jessica. Dos estilos diferentes.

El Audrey es un ejemplo de vestido muy sobrio. Un corte muy básico sin escotes ni estridencias que nos deja el campo abierto para poder jugar con los complementos y convertirlo en un millón de vestidos en uno. Podemos ponerle un cinturón ancho, a juego con unos zapatos bicolor. O una camisa de manga corta bajo el mismo, como si fuese un pichi, complementado con unas media de rombos. Y si el vestido es corto y baby doll, con bailarinas y calzas. O alegrarlo del todo con unas medias de color violeta y unos zapatos de tacón cuadrado, como los de la fotografía. Geniales con un bonito broche a la altura de la clavícula. En general, el truco está en que lo que le pongamos resalte ese aire de bohemia muy chic que tiene este vestido. Por eso, los guantes son un elemento fundamental para complementarlo. Y un bolso midi, de mano, mucho más.

Si nos decantamos por un Sarah Jessica, tendremos el trabajo casi hecho. Todo glamour. Un vestido trabajado, con detalles que lo hacen diferente (pequeños drapeados, cierres, cinturones, tablas o costuras resaltadas) obliga a que los complementos sean simples accesorios para resaltar su belleza, y no cargársela. En este caso, unos bonitos zapatos estilo peep toe, incluso los stilettos que todo el mundo quiere desterrar (pero que yo considero que son magníficos cuando buscamos un toque clásico sin perder elegancia) y una maxi cartera de piel. Si no nos gusta arriesgar, los zapatos pueden ser monocromos, incluso negros. Pero podemos ponerle unos bonitos zapatos estampados (o floreados, que esta primavera-verano vienen con mucha fuerza). Démosle protagonismo también a los pendientes. Y si se nos antoja, una bufanda de seda o un foulard de colores brillantes puede darnos un toque diferente y muy personal.

La petite robe noire (Cocó Chanel -pas moi- dixit) siempre estará presente. Así que hagámosle hueco en nuestro armario porque en cuanto llegue, querrá quedarse para siempre.

No se te ocurra: invertir en un vestido negro que no consideres que vaya a permanecer.
Hacerte con uno que no se adecúe a tus posibilidades corporales. Te arrepentirás cada vez que lo veas. Y nunca te sacará de ningún apuro.
Sobrecargarlo de complementos. No te pongas los collares, las pulseras, los pendientes, los foulard, las medias de colores, los tacones y el bolso. A no ser que estés preparando las oposiciones a perchero.
Llevarlo con leggins. Lo siento, ya conocéis mi aversión hacia esta prenda. Considero que le restará elegancia.
Medias con relieves. Menos todavía si el zapato es estampado.

Lo encontrarás en: el de la izquierda es de H&M. El de la derecha, de Roberto Verino. También en Bimba&Lola, Purificación García, Zara, Massimo Dutti, Diane Furstenberg, Beachcouture o Christian Dior. Para todos los bolsillos.
Los zapatos de la fotografía son de Alima.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM DE EL ESTILARIO

Privilegio Estilario

Privilegio Estilario es la suscripción Premium para acceder a contenido exclusivo de El Estilario y formar parte de un área privada y especial en la que solo tú eres la protagonista.

Material 100% exclusivo y preferente.