No se te ocurra: la fiera de mi niña

Los animales salvajes viven estupendamente bien en libertad, en su sabana, cazándose los unos a los otros y campando a sus anchas sin horarios ni tráfico. Otros tienen menos suerte y les toca vivir en un zoo o en un circo y estar expuestos a los ojos de los curiosos sin apenas intimidad, cotilleados y comentados por todo el mundo mientras se rascan sus pulguitas y piojitos.

Me dan mucho qué pensar estos animalitos. Sobre todo en lo que pensarían (o piensan) si alguna de las visitantes que pasa cada día por sus jaulas va ataviada con el estampado horror del siglo: el leopardo/tigre.

Lo han intentado dignificar metiéndolo en los grupos de los llamados “animal print”. Pero es que ni diciéndolo en inglés se salva del terror. Es un daño ocular incisivo y supino. Y más cuando quien lo lleva además está rellenita (y no es ningún ataque ni menosprecio, cada cual con su cuerpo, que todos lo tenemos), que así se ve mejor. Como si no supiese que para estilizar, los estampados agresivos son lo menos recomendable.

Personalmente, lo considero a-elegante, a-estiloso y a-sombrosamente feo. Lo relegaría a los fondos de las simas profundas.

Conste, como siempre, que es absolutamente respetable. Y que si alguien lo elige porque forma parte de su estilo, entonces bienvenido sea. Pero para las que lo hagan sólo por seguir la moda, a ellas les digo más que nunca: no se te ocurra.

Seguid tan guapas.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM DE EL ESTILARIO

Privilegio Estilario

Privilegio Estilario es la suscripción Premium para acceder a contenido exclusivo de El Estilario y formar parte de un área privada y especial en la que solo tú eres la protagonista.

Material 100% exclusivo y preferente.