Mi día B: Complementos

Os hablé de mi tocado que sustituía al tradicional velo. Pero fueron más los complementos que hubo… y los que no estuvieron.

Entre los que hubo, los zapatos. Miles de zapatos y de zapaterías pasaron ante mis ojos. Pero no los quería blancos. Tampoco podían ser de colores porque no iban con el estilo del vestido. No los buscaba muy altos y en cambio los escaparates estaban llenos de colecciones de taconazos imposibles y ese día, de alturas nada, que un entorno de piedra y campo no es apto para una torpe con tendencia a caerse por los rincones como soy yo. Nada de sandalias, ni pedrería… en fin. Hubo un momento en el que pensé que no los encontraría nunca. Hasta que de casualidad, y sin buscarlos, encontré los que finalmente fueron. Altura ideal. Tacón comodísimo. En plata gastada. Clásicos y ponibles afterboda. De Sacha London a un precio fantástico.


Lo que no hubo fue liga. Ni medias. Pero sí guantes. Me fascinan los guantes así que no renuncié a ellos en ese día. Un guante midi, de piel blanca, maravillosos.

Ya falta menos para el vestido. Lo prometo.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM DE EL ESTILARIO

Privilegio Estilario

Privilegio Estilario es la suscripción Premium para acceder a contenido exclusivo de El Estilario y formar parte de un área privada y especial en la que solo tú eres la protagonista.

Material 100% exclusivo y preferente.