Mensaje de fin de año

Éste no es un blog de imágenes. Es un blog sincerito, de decir verdades. Un blog de querernos mucho, a nosotras mismas. De eso que llaman estilo. No tiene sentido que os haga un recopilatorio de fotitos varias. Así que la entrada de hoy, por ser tan especial, no lleva nada más que esto: PALABRAS. Palabras bonitas, sinceras, de las que se dicen en los días de fiesta. Hoy es el último del año. De los ya casi 5 años que paso con vosotras. Cómo no ponernos algo melancólicas si ya sois como de la familia.

No me puedo quejar de 2012. Si los mayas hubieran acertado, a mí no me habría importado. Ha sido un año como tantos, con sus cosas horríbilis (que diría mi adorada Queen Elisabeth) pero con algo que cubre con creces todo lo malo. No hace falta que os lo diga: mi pequeño superhéroe. Vino casi con las campanadas, de sorpresa (bueno, a ver, que tampoco fue en plan “ay, qué sorpresa” porque el panzón que tenía algo significaba). Pero vamos, que se plantó cuando nadie aún lo esperaba. Y ahí lleva mi enano, con sus sonrisa permanente, pegando ya grititos y yo con la fregona todo el día limpiando la baba. Qué queréis que os diga. Ya pueden decir los periódicos que la crisis es de terror, que a mí lo único que me importa es que siga igual de sanito y feliz.

Desde luego que cada loco con su tema. Y estoy segura de que vosotras habéis tenido pequeños momentos que habrán hecho que este año tan complicado haya valido la pena. Con estas ideas debemos despedir 2012. Para conseguir que el año del número superstición por excelencia sea todo lo contrario. Que sea un año de esos que el cante dice “romero santo, santo romero, que salga lo malo y entre lo bueno”. Vamos a ponernos monas (cómo no hacerlo, si somos el súmum de la belleza sideral), a brindar aunque sea con el refresco de cola que promete la felicidad eterna, y a sonreír para atraer lo bueno de verdad.

Me he tragado un alfabeto, lo sé. Estoy locuaz. Perdonadme. Sólo quiero que hoy sea una noche especial para todos. Que nos vemos el año que viene. Aún me quedan muchos “no se te ocurras” por contar.

Esta noche, más que nunca, SEGUID TAN GUAPAS.

Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.


¿Conoces “No llores patito”? Echa un vistazo a las propuestas que María y yo tenemos para mamás y bebés con estilo.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM DE EL ESTILARIO

Privilegio Estilario

Privilegio Estilario es la suscripción Premium para acceder a contenido exclusivo de El Estilario y formar parte de un área privada y especial en la que solo tú eres la protagonista.

Material 100% exclusivo y preferente.