Inestabilidad

De las ocasiones que suscitan consultas, las del trabajo es la que más preocupa. Qué ponerse cada día, decidirlo a una hora casi siempre intempestiva y con la creatividad por los suelos, obliga a tener una mente prodigiosa… o un armario bien coordinado y ordenado. En estos días de invierno despiadado, vamos a ver alguna idea más para ir a trabajar con lluvia y tiempo más que inestable.

El trench o gabardina será nuestra prenda aliada. Existen opciones forradas que lo eximen de ser una de las prendas más frías del armario, de modo que no tenemos por qué renunciar a ir guapísimas y estilosísimas por ir calentitas a trabajar. Si lo tenemos guateado o con forro de fieltro, podremos combinarlo:

  1. De un modo clásico: con un traje de chaqueta y pantalón. Pero le damos un aire más nuestro si colocamos un pañuelo de seda grande, anudado al cuello dejando caer los dos picos largos. Si elijo el traje con falda lápiz, la combinaré con un jersey de punto de seda y cuello pico, y entonces arriesgaré eligiendo unos zapatos de tacón especiales. De color o de corte llamativo.
  2. De un modo clásico pero con un punto moderno: con unos pantalones baggy tobilleros y botines de cuña + jersey de cuello cisne y algún colgante que nos diferencie, algo especial.
  3. De manera totalmente personal: con un vestido de estampado liberty + zapato abotinado de tacón; con una falda de cheviot y botas planas con hebillas; con short vaquero XXL desgastado y botas militares + camisa blanca masculina…

Peleemos cada día por ir guapitas a trabajar, que a fin de cuentas, los euros para caprichos salen todos del sudor diario de nuestra frente.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: descuidar tu ropa. Si ves que tus jerseys empiezan a tener bolitas, que las camisas blancas están amarillentas o que las medias tienen hilitos blancos de fibra rota: tírala. Pero a trabajar vete en condiciones presentables.
Cuidado con los olores. Tabaco, fritanga y humedad tenemos que evitarlos como sea. Otra cosa distinta es oler así después de comer porque a veces es imposible saltarlo. Pero llegar así por la mañana: no. Y ya no digo nada de los olores corporales…
Los zapatos tienen que estar impecables. Es la carta de presentación más importante. Así que evita que se vean rotos, ajados y mucho menos, sucios.
Ni se te pase por el entendimiento ponerte los cuellos de la camisa estirados sobre la blazer del traje. Así rollo David Civera. Es un terror. Los cuellos siempre en su sitio, entre el cuello y la chaqueta.
Las bermudas de pañito y cuadritos. A no ser que las deconstruyas y hagas algo cretivo con ellas, en plan niña buena no las lleves.
Monotonizarte. Y no hablo de ir siempre del mismo color. Lo que quiero decir es que por muy aburrido que sea tu dress code siempre podrás meter tu aire propio a través del calzado, los broches, los pañuelos, las pulseras, los colgantes y collares…

Lo encontrarás en: el trench es de Comptoir des Cotonniers. El look de la derecha, de Burberry Prorsum.

Noticias: dos nuevas tiendas tienen las colecciones de El Jardín de Lulaila a la venta. Podréis encontrar nuestras piezas exclusivas en:
BARCELONA: La Boutique Vintage. c/Comerç, 23
MÁLAGA: Azulay. c/Larios, 10

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM DE EL ESTILARIO

Privilegio Estilario

Privilegio Estilario es la suscripción Premium para acceder a contenido exclusivo de El Estilario y formar parte de un área privada y especial en la que solo tú eres la protagonista.

Material 100% exclusivo y preferente.