El Recetario: Lasaña de espinacas

Yo no soy mucho de espinacas. No me gustan las verduras de hoja cocinada, sólo en ensalada. Sin embargo, esta forma de comerlas, me gusta y mucho. Es muy suave, muy fácil y perfecta para comer espinacas sin darse cuenta. Viva la lasaña de espinacas.



Ingredientes

Espinacas congeladas, picadas

Placas de lasaña

1 diente de ajo

Aceite de oliva

Sal

Nuez moscada

Leche

Mozzarella rayada

Harina

Preparación

1. Poner una olla con agua y sal a hervir. Cuando rompa a hervir, echar las espinacas y cocinarlas el tiempo que estipule el paquete (unos 5 minutos).

2. Escurrir las espinacas y reservar.

3. Preparar la bechamel: poner en un cazo dos cucharadas de aceite de oliva a calentar. Añadir tres cucharadas de harina, sal y una pizca de nuez moscada. Remover hasta tostar la harina. Incorporar dos vasos de leche y remover a fuego medio hasta que espese. Con la batidora eliminar grumos.

4. En una sartén echar unas cucharadas de aceite y el diente de ajo. Calentar.

5. Añadir las espinacas y saltear para que tomen el sabor.

6. Echar unas cucharadas de bechamel para hacer una crema suave.

7. En una fuente, colocar las placas de lasaña e ir haciendo pisos con las espinacas. Cubrir con bechamel y mozzarella rayada.

8. Con el horno precalentado a 200ºC, cocinar según necesiten las placas de lasaña.

La variante

Añadir piñones o pasas a las espinacas.

Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.


¿Conoces “No llores patito”? Echa un vistazo a las propuestas que María y yo tenemos para mamás y bebés con estilo.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM DE EL ESTILARIO

Privilegio Estilario

Privilegio Estilario es la suscripción Premium para acceder a contenido exclusivo de El Estilario y formar parte de un área privada y especial en la que solo tú eres la protagonista.

Material 100% exclusivo y preferente.