El Ideario: En tierras de kilt

Viajar es maravilloso y estupendo. A quién no le apetece un viaje. Eso sí, lo ideal sería que las tarjetas de embarque estuvieran acompañadas de un servicio de empaquetado de maleta. El engorro de sentarse ante el armario para saber qué llevarnos, y más aún, con todas las trabas de peso, de dimensiones y de mil cosas más que nos ponen las compañías aéreas; convierten este proceso previo en un auténtico tedio. Con lo bien que se viajaba en la época dorada de Pan Am (ahora que está de actualidad). Susana se encuentra en tal tesitura. Se irá de viaje a Escocia, con paseos por ciudades y por el campo. Actividades variadas que no pueden sobrepasar los 20 kilos.

Para la maleta perfecta en este caso en el que hará frío, lloverá, y las actividades prometen ser variadas; lo mejor es siempre definir el número de días que estaremos. No es lo mismo dos que cuatro. Las escapadas son más o menos fáciles de solucionar, si bien nos cambiamos igualmente de ropa porque realizamos en poco tiempo igual variedad de actividades. Con esto, para un viaje a Escocia:

  • Habrá que prestar especial atención tanto al calzado como a la ropa de abrigo, que serán lo que conviertan en confortable nuestra estancia y paseos varios. Lo mejor para no cargar con cosas en exceso es decantarse por una pieza diurna tipo plumífero (abriga y protege de la lluvia) y otra nocturna tipo abrigo de pelo o abrigo de doble faz. En cuanto al calzado, botas de piel forradas por dentro. Si son planas o con poco tacón, mejor. Mantendremos los pies secos y calientes. Para temas más festivos, unos botines de tacón y cordones son perfectos para no llevar los pies fríos y al mismo tiempo combinarlos con vestidos, leggings o minifaldas.
  • De paseo por el campo, un vaquero es indispensable. Si lo combinamos con las botas forradas y un jersey jacquard, el asunto está solucionado.
  • De paseo por la ciudad, tanto los vaqueros como los leggings con las botas forradas. Con jerseys de punto y cuello a la caja + maxipañuelos. 
  • Para cenas en las que nos apetece arreglarnos, con unos leggings de vinilo + botines de tacón y cordones y maxicamiseta de algodón con estampado. Y el abrigo de pelo o doble faz.
  • Y si cae alguna noche diferente, mucho más nocturna, con un minivestido o una minifalda (de cuero, por ejemplo) + los botines y una boina de lentejuelas.

Por supuesto, la mesura también juega un papel importante en el asunto complementos. De este modo, para los temas diurnos con un sombrero de fieltro y un gorro de lana (o de agua) será suficiente. Un paraguas plegable. Un bolso grande para el día y una cartera de mano o bolso pequeño para las noches. Un par de anillos bonitos. Y dos maxipañuelos (o una bufanda también). La desventaja del frío es que las prendas ocupan mucho. Pero la ventaja, es que la ropa se ve menos. Y que es mucho más importante una buena prenda de abrigo y el calzado apropiado que un millar de complementos variados.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: un trench o gabardina. No por nada, pero es que no abriga. Y en este caso el tema abrigo es importante. Así que el plumífero o una buena parka forrada serán la mejor alternativa.

Aunque se espere lluvia importante, no es recomendable viajar con botas de agua. Por dos razones: para largas caminatas pueden resultar un poco insufribles porque no transpiran. Y también porque es un calzado que suele pesar, lo que las vuelve un pelín torturadoras.

La seda y la gasa de seda. Da frío sólo con pensarlo. Quizás para la noche. Pero no para dar paseítos variados.

Ocho millones de vaqueros. Un par de ellos (uno vaquero y uno negro, por ejemplo) son más que suficientes.

No te ciegues. Cuenta los días y no metas más ropa que la que corresponde a cada día. Los por si acaso sólo son engorros que normalmente vuelven a casa intocables.

Pruébate los conjuntos antes de meterlos en la maleta. No dejes espacio a la inspiración a imaginación en destino, porque puede suceder que te encuentres con que no te gusta cómo queda y lo hayas paseado en vano.

Bailarinas , mocasines y similares se quedan en casa. Los pies mojados y fríos son lo peor. Y que tampoco se te dé por estrenar el calzado en tu nuevo destino. Eso estropea el día y el fin de semana a cualquiera. Lleva calzado que ya tengas dominado.

Lo encontrarás en: el conjunto de la izquierda es de Pedro del Hierro Sport. El de la derecha, de Hoss Intropia.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM DE EL ESTILARIO

Privilegio Estilario

Privilegio Estilario es la suscripción Premium para acceder a contenido exclusivo de El Estilario y formar parte de un área privada y especial en la que solo tú eres la protagonista.

Material 100% exclusivo y preferente.