Como yo lo hago: Crema de calabacín

Un clásico, pero que consumí casi en cantidades industriales en las semanas previas a la boda. Fresquita, suave y fácil de comer para un manojito de nervios como era yo. Así que paso a contaros mi crema de calabacín, de la que existen millones de recetas.

Ingredientes
(para dos personas)
2 calabacines de piel blanca, de tamaño mediano
250 grs. de nata de cocina espesa
Media cebolla
Sal
Pimienta negra molida
Nuez moscada
Pan

Preparación
1. Lava los calabacines y pélalos de manera alterna. Es decir, quítales la piel de arriba a abajo pero de manera discontínua. Así quedará piel sí-piel no. Como si tuvieran rayitas. Quítales también la cabeza y el culo y córtalos en rodajas anchas.

2. Pica la media cebolla en trozos grandes.

3. Llena de agua una cacerola hasta la mitad. Pon el calabacín y la cebolla. Echa un poco de sal, la pimienta y la nuez moscada al gusto. Ponlo al fuego y deja que hierva. Después cocínalo a fuego medio.

4. Cuando ya esté calabacín y la cebolla tiernos, retira el exceso de agua (con que esté todo mojado es suficiente). Bátelo todo con la batidora intensamente.

5. Ponlo otra vez al fuego, pero muy bajo. Echa la nata y revuelve. Pásalo de nuevo por la batidora para que quede una crema muy suave. Retíralo en cuanto la nata empiece a hacer pompitas.

6. Déjalo enfriar en la nevera para que gane consistencia. Consúmelo frío.

El punto
Acompáñala de pan frito o tostado. Si la crema es densa estará buenísimo.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM DE EL ESTILARIO

Privilegio Estilario

Privilegio Estilario es la suscripción Premium para acceder a contenido exclusivo de El Estilario y formar parte de un área privada y especial en la que solo tú eres la protagonista.

Material 100% exclusivo y preferente.