¿Cómo me lo pongo?: Gladiator

Aquí estoy, comenzando ya con los deberes atrasados. Antes de que el verano dé sus últimos coletazos, responderé a una duda de Rosa con respecto a sus sandalias romanas, a media pierna, de las que quiere alguna opinión.

Este tipo de sandalias son bastante agradecidas con las piernas. No son nada exigentes y en general suelen favorecer. Eso sí, siempre y cuando sepamos cómo combinarlas. Lo más habitual es que funcionen con un mono corto, de tejido de algodón (y estampado vichy, por ejemplo), con una minifalda o un short. Sin embargo, hay más opciones:

  1. Con un vestido túnica de aire naïf. Para romper la pose de niña buena, lo radicalizamos con las sandalias. Si aporto un cesto de rafia y pañuelo en el cabello, mucho mejor.
  2. Con una bermuda vaquera, desteñida, y unas cuantas tallas por encima de la tuya. Si los bajos están deshilachados o remangados e incluso a alturas diferentes, mejor. Una camiseta y una blazier con la manga puesta al codo. Un look canallita de esos que tanto me gustan.
  3. Con una camisa vaquera XXL. Aprovechando ya lo que le queda de vida por el fin de la temporada estival, coge la de tu chico (si éste es grande, claro) y llévala como vestido. Puedes ceñirla a la cintura con un pañuelo, si te gusta más. O simplemente llevarla con un cardigan también oversize.

Y si quieres inspiración, no dejes de visitar a Vogue o a Mariona, que como siempre, está ideal con ellas, también aquí.

Que ya que ahora empieza el circo del día a día, a ver quién se te resiste.

Besísimos.

No se te ocurra: con unos vaqueros metidos dentro de ellas. No las fuerzes, no hagas trastadas con ellas.
Llevarlas a una boda. O a cualquier evento con tintes formales. Bueno, y ya no digo nada si es a un funeral o a un entierro.
Tampoco son aptas para reuniones de trabajo serias. Otro asunto es que tu profesión esté relacionada con la moda o cualquier ámbito artístico o creativo, pero salvo estas excepciones, no te pongas a negociar con nadie con las tiras en las piernas. Vale que vayas a negociar, pero me imagino que no será en un Coliseo.
Disfrazarte. Que lleves unas romanas o gladiadoras no significa que tengas que salir con la lira en la mano. Que no estás en el Olimpo de los dioses.
Con leggings. Tengo curiosidad en cómo se pondrían… ¿por debajo o sobre ellos? Pavorr.
Con un pantalón ancho. Más que nada porque no se verán.
Con baggy ni sarouel ni harem ni similares. Demasiadas culturas juntas.
Si eres muy bajita, intenta que entre el final de la sandalia y el vestido haya algo de diferencia.

Lo encontrarás en: las sandalias de Rosa son de Ash. El vestido de la derecha, de Stella Forest.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Forma parte de nuestra comunidad Instagram

Comparte #elestilario #noseteocurra #privilegioEstilario #perlaestilaria #compraestilaria

lo que importa es la percha

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM DE EL ESTILARIO

Privilegio Estilario

Privilegio Estilario es la suscripción Premium para acceder a contenido exclusivo de El Estilario y formar parte de un área privada y especial en la que solo tú eres la protagonista.

Material 100% exclusivo y preferente.