¿Cómo me lo pongo?: De puntillas

Caprichos. Cuidado, porque a veces nos ciegan y no vemos más allá de nuestras posibilidades. Cuidado, porque las rebajas son una época peligrosa para este tipo de tropelías. Sara lo ha vivido con este vestido beige, que le encanta, pero que no tiene ni idea de cómo llevar.

El vestido es una pieza de manga corta, en color beige, con puntillas y volantes. Podríamos llevarlo tanto para ocasiones más formales como para momentos más cotidianos:

  • La opción más sencilla es la de utilizar el vestido para bodas o similares. Para ello, habrá que buscar un zapato especial, joya, y un abrigo de cuellos redondos y largo tres cuartos, en mikado, por ejemplo. Los colores podrían ser la gama de verdes, de azules, de berenjenas, los dorados. Y si no nos apetece arriesgar, siempre servirá el negro.


  • Para situaciones intermedias como cenas o fiestas, con un abrigo sin cuello en tweed, de corte masculino para informalizarlo. Los zapatos, desde un salón sencillo, de ante; hasta zapatos abotinados. La media, siempre negra y tupida.
  • Si lo que queremos es llevarlo en un día a día, podremos combinarlo con una chaqueta gruesa de punto y zapato plano de cordones. O con botas planas de media caña (o caña alta) y chaleco de pelo. O con una cazadora estilo aviador y botas moteras o botas de caña alta y tacón cuadrado. ¿Los colores? Desde el negro o marrón como básico, hasta el gris.

Tan sólo es cuestión de sentarse ante el armario e ir sacando prendas hasta dar con lo que el vestido y la situación, requieren.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: Calzado demasiado informal como las deportivas o similares. Nadie saldría corriendo o a saltar vallas con esta prenda.
Atención a las tonalidades. El beige es un color muy complicado por todas las gamas que existen, así que compruébalo bien. Y ante la duda, mejor colores contraste, más oscuros.
Este color favorece mucho más a las chicas de piel clara. A las morenas, sólo con excepciones.
Las mosqueteras. Y menos esas planas con nudito trasero que tiene todo el mundo. Hace mil años que se llevan las mosqueteras. No son ninguna novedad ya.
Con leggings. Vale que lo desees informalizar, pero no le va nada nada a esta prenda.
Si tienes frío, puedes ponerte un plumífero. Pero siempre y cuando éste sea negro. No vayas a darle al colorín de la vida en plan rollo Jhota de GH.
Botas sí. Pero no valen todas. la suela siempre fina, y la bota que sea de ligera, muy femenina.
No a las medias transparentes. Tres años diciendo lo mismo. Y no me cansaré nunca.

Lo encontrarás en: el vestido de Sara es de Stradivarius. El conjunto de la derecha, de Valentino. Y el de abajo, de Bimba y Lola.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM DE EL ESTILARIO

Privilegio Estilario

Privilegio Estilario es la suscripción Premium para acceder a contenido exclusivo de El Estilario y formar parte de un área privada y especial en la que solo tú eres la protagonista.

Material 100% exclusivo y preferente.